Ver

Empecemos, por consensuar cierta base explicativa. Hablar de honorarios de los abogados sólo se puede hacer desde un plano genérico y luego adecuar las herramientas al caso concreto. La ley que nos rige establece máximos y mínimos que deben respetarse siempre. ¿Pero cuándo y cómo cobrar el máximo o el mínimo de esa ley?.  No existe el honorario de mercado, salvo para casos similares y sin conflictividad compleja aparente.  Quien a todos los asuntos cobra el 20 % o menos es quien resulta caro para algunos y barato para otros. Los trabajos por principio general nunca son iguales, porque además las necesidades y los deseos de los clientes no lo son. Los honorarios de mercado son sólo puntos de referencia genéricos y la regulación judicial es (por ley) independiente al pacto entre el cliente y su abogado.  

  •   El mínimo de un honorario viene dado por el labor en tiempo que llevará hacerlo. Para saber cuánto cuesta tu día de trabajo ingresá a este link y baja una planilla de Excel que te dará el valor de tu hora y de un día. Por lo menos debes saberlo en forma genérica para no perder dinero. http://nuevalex.com.ar/descarga-tarifario/
  •   El máximo del honorario viene dado por lo que el cliente está dispuesto a pagar por el asunto concreto.
  •   Guste o no, si el cliente no acepta el honorario, tus pretensiones por el mismo son sólo eso.
  •   Es una decisión tuya tomar o no el caso si el honorario convenido no te satisface. Y está perfecto que digas no lo tomo. Aceptar un trabajo es agotar tu capacidad productiva y crear cambios en tus necesidades económicas (que es el dinero necesario para seguir en la profesión) y financieras (que es el dinero ya). Pero también, es posible que aceptes el asunto sólo por el ingreso que te dará a corto plazo y que ese impacto positivo permita ocuparte con más soltura sobre los otros trabajos. Conclusión: tomarlo o no es una decisión más trascendente que el mero valor del honorario.
  •   La percepción de caro, barato o valioso del cliente depende de la conflictividad del asunto. Los abogados suelen ver a todos los casos iguales o gestionar de igual forma a todos. Por lo tanto, esa relación deja de ser personalizada o lo es en demasía.  En cambio, los clientes tienen una necesidad funcional, una personal y una emocional. En el caso de un divorcio, por ejemplo, la necesidad funcional es simplemente lograr la sentencia. Pero si desean casarse nuevamente o comprar un bien y que no quede a nombre de la ex esposa, tienen también una necesidad personal de lograrlo en el menor tiempo posible. Esto requiere del abogado un mayor dinamismo y mayor ocupación sobre el asunto. La necesidad emocional se da, por ejemplo, en los casos  donde la disputa tuvo un impacto sobre la tenencia de los hijos.  Acá la situación requerirá de una actuación muy cercana con el cliente. Habrá que además de defenderlo “contenerlo en sus ansiedades y angustias”. Eso también lleva más trabajo para el abogado, con lo cual debe cobrarse porque sino alguna de las dos partes tendrá percepciones distintas de hasta dónde debe llegar el vínculo profesional. Los clientes, cuando buscan un abogado no saben diferenciar qué tipo de caso padecen y por lo tanto hablan de manera genérica. El abogado debe saber de antemano qué nivel de atención le requerirá el asunto,  adecuar su servicio al cliente y cobrar por ello. Quien acude por problemas emocionales busca contención también, no va a cambiar. A lo sumo se aburrirá y se calmará pero no quedará conforme con el trabajo, y por lo tanto todo le parecerá caro.
  •   Los honorarios se pactan en el momento en que se tiene en claro el trabajo que llevará hacerlo y al comenzar las gestiones. Antes, puede llevar a cobrar de más o de menos, pero después puede suceder que pasado el conflicto la percepción del trabajo realizado sea muy simplista y sin el entendimiento de lo valioso que se fue en ese momento. Cobrar y pactar al final del asunto es una mala idea. Del mismo modo lo es no pedir algo de adelanto. Por último, no puede falta el convenio de honorarios en sintonía con la ley de ética y de honorarios profesionales.

Si te interesa recibir más notas como ésta suscribite sin cargo al newsletter de NUEVALEX al siguiente link http://nuevalex.com.ar/.

Un saludo afectuoso.

Dr. Hugo Pérez Mattiussi

HONORARIOS DE LOS ABOGADOS ¿CÓMO, CUÁNDO Y CUÁNTO? En 5 TIPS.

Notas Destacadas, Uncategorized | 0 Comments
Sobre el autor
-