Eduardo Sebriano, nos enseña que es más simple lograr que nos contrate un cliente que nos conoció que conseguir uno nuevo. ¿qué hacemos entonces para que nos recuerden, para que nos valoren, para que nos recomienden o para que nos quieran quienes ya nos conocen?. 

Ver más

Eduardo Sebriano, con su habitual claridad, nos enseña que no todos los clientes necesitan lo mismo de su abogado, que el servicio no sólo consiste en ser un buen profesional. Entre la defensa técnica y las emociones del cliente hay un inmenso camino para mejorar, y agregar valor. Esto puede y debe transformarse en resultados, 

Ver más